Nota: Directores Jovencísimos

Lunes 12 de septiembre de 2011 | Publicado en edición impresa

SUB 27: LA GRAN CAMADA DE DIRECTORES JOVENCÍSIMOS

La escena alternativa está llena de jóvenes directores que se destacan a través de elogiados trabajos

Por Laura Ventura  | Para LA NACION


CHIQUITOS... Pero talentosísimos, el extenso grupo de directores reunido por LA NACION en Timbre 4. Foto: Oliver Kornblihtt  

Es una tarde helada y llueve. Todos llegan temprano a la cita y, para la mayoría, ésta es su primera entrevista. Algunos se conocen por haber compartido algún taller, pero hay un común denominador que los aglutina: su entusiasmo por hacer teatro. Hay docentes y veteranos de las tablas, a pesar de que los mayores tienen apenas 27 años. (...)

Una nueva generación


En un círculo, charla un grupo de directores, intercambian sus tarjetas de presentación, todas en colores y a doble faz. Son los programas de sus obras y se invitan mutuamente a ver sus presentaciones.

La mayoría de las obras que los jóvenes directores realizan provienen de textos propios y además existe en todos una formación desde la actuación. Ramiro Guggiari, nieto de Tato Pavlosky ("no creo que sea por esto que me guste el teatro"), tuvo sus inicios en la escuela de actuación. "Siempre supe, desde que empecé a estudiar teatro, que no iba a ser actor, sino director. No me veo a mí mismo en el escenario. No creo que sea ni más ni menos que el actor. Simplemente es otro rol", asegura quien a sus 26 años acaba de estrenar su segunda pieza, Complexión (La Ranchería).

Gonzalo Senestrari (22 años) también proviene de una familia de artistas, hijo de Alejo Beccar, dueño de la sala La Tertulia, ya lleva varias obras escritas y debutó en la dirección con Los fracasados , en la que reflexionó sobre la idiotez humana.

Leticia Tómaz parece ser la excepción. Ella dirige La cantante calva (La Carbonera), de Eugène Ionesco, impulsada por sus maestros en la Escuela Municipal de Arte Dramático (EMAD) Luis Cano y Roberto Castro, donde obtuvo el título de directora. "Todo el elenco es mayor que yo. Creo que les debe haber resultado raro verme por primera vez. «¿Esta con cara de nenita me va a dirigir a mí?», me imagino que pensaron. Pero después todo fluyó. Como directora, y a partir de mi edad [24 años], hay que trabajar en una estabilidad e intentar ocultar la inestabilidad si aparece."

La mirada fresca de una nueva generación aparece en los textos, en las puestas y en las temáticas. Juan Pablo Galimberti (27 años) lleva a cabo Chat (Espacio Polonia), en el que se mete de lleno con el papel y juegan las nuevas formas de comunicación en las familias: "Es el universo de la clase media, y en el mundo del chat, que para mí es como el agua, donde tenés una gran libertad para transitar distintos estados y podés convertirte en lo que quieras. Esto me atrajo por la gran cantidad de posibilidades que me permitía desde lo teatral".

Aunque también están aquellos jóvenes que apuestan a tonos que tuvieron su apogeo hace años, como el melodrama, nutridos de la TV de los setenta, como la ya clásica Rolando Rivas, taxista . Es el caso de Fabio Golpe (24 años), que presenta el unipersonal La otra vida , con Marien Perseo (Pan y Arte), y Quizás un día sí (La Casona Iluminada), en la que se anima a contar una historia cuyo eje es la fe y la religión. "Empecé a dirigir mis obras porque sino, no podía hacer teatro. Fui creciendo. Nunca descuido el humor y hacer reír no tiene que ver con la edad. Si algo está bien contado, llega al público de todas las edades", dice Golpe, quien participará del Ciclo Pendex (Todavía no saben lavarse los calzones, y ya hacen teatro ), organizado por las también jóvenes Monina Bonelli y Maruja Bustamante.

Hay muchos maestros y personalidades que inspiraron y sembraron la huella en esta nueva generación de realizadores. Hugo Midón merece un capítulo aparte. Sebastián Kirzner (26 años), el director y autor de La beca (La Mueca), se formó en la escuela Río Plateado, de Midón. "Quedé tocado por la singularidad de ese lenguaje y por la búsqueda de encontrar uno propio. Uno no elige hacer teatro. Está dentro de uno. Tuve suerte de llegar a esa escuela", recuerda Sebastián.

Sol Titiunik, la responsable de Rapaz (Teatro Oeste), además de directora de cine y de dar sus primeros pasos en Magazine For Fai como actriz, también estudió con Hugo Midón y Nora Moseinco: "Es fundamental que alguien, con generosidad, te estimule de chico y te dé seguridad. Es un ciclo, que no tiene que ver con la edad. Hoy, por ejemplo, me siento un poco la madre de algunos de mis actores y hasta les hablo y les transmito lo que considero clave para hacer teatro: compromiso".

No hay comentarios: