26 de septiembre de 2014

Crítica en Diario El Día de La Plata

Una visita con aire platense
Por NICOLAS ISASI


LA OBRA DEL DRAMATURGO RICARDO MONTI SE ESTRENÓ EN LA CARTELERA PORTEÑA, BAJO LA DIRECCIÓN DE LA PLATENSE LETICIA TÓMAZ 

Un espacio irreconocible y personajes que no pueden controlar sus cuerpos dan la pauta de extrañez que presenta esta obra. Equis ¿X? llega misteriosamente a la casa de una pareja que le resulta ajena, pero familiar al mismo tiempo. Perla, es una señora controladora y displicente (parecida a un personaje de la película Amélie) que persigue a un muchacho de pies descalzos con un sonoro marco de música académica. Su relación de amor y odio llama la atención desde el inicio. Gaspar, hijo adoptivo recogido en un arroyo, siempre aparece en cuclillas, vocifera y cuando se enoja se esconde adentro de una valija. Ha sido criado como un animal, y es a su vez el sirviente de su propia madre que lo utiliza -a piacere- maltratándolo de forma desesperante. Lali, esposo de Perla, recuerda todo el esplendor del pasado. Dice que los ladrones y los asesinos que pasaron ya están muertos. Comienza a entablar una conversación con el joven Equis, donde incluso le confiesa “yo sólo leo revistas con más de un siglo de atraso, para evitar sorpresas. Por eso lo sé todo, lo que pasó y lo que va a suceder”.

Leticia Tómaz, la directora, comenzó su formación en el Teatro La Lechuza de nuestra ciudad y posteriormente con la Prof. Febe Chaves. Es egresada de la EMAD (Escuela Metropolitana de Arte Dramático) y actualmente se encuentra cursando el Profesorado de Arte en Teatro en el IUNA. Su puesta es precisa y contundente. La violencia física y verbal, la risa y la locura son elementos constantes en la forma de vida de estos personajes. Tienen un problema para desarrollar una conversación porque son raros aunque no sean conscientes de ello. Hay una obsesión con las distancias y con la proximidad. La escenografía es simple y desordenada, al igual que sus vidas. Un lugar que pretende ser maravilloso (al menos eso creen ellos), pero se encuentra derruido por el paso de los años, anquilosado en el tiempo, con humedad en los techos, sin toallas ni papel en el baño. Es un lugar que parece estar habitado por monstruos.

Las muertes, si es que realmente suceden, son imprevistas y por causas desconocidas. Pero cada una de ellas modifica la relación entre los personajes. En algunos casos pasan desapercibidas como si nada hubiese pasado y en otras, se organiza hasta un gran cortejo fúnebre, con altar y ceremonia incluidos.

En el final ninguno se soporta. La inestabilidad es general y la tensión aumenta sin poder calcular los excesos. “¡Bueno, basta!” Esas son las primeras palabras que dice Perla en el comienzo de la obra. Podríamos volver a pensarlas para detener ese caos. La música comienza nuevamente, pero ahora es devastadora. Esta visita es molesta, caótica, incómoda pero a la vez reveladora. Tendrán que ir al teatro y esperar a verla para saber por qué.


PARA TENER EN CUENTA
Qué: “Visita”
Cuándo: Viernes, a las 23.
Dónde: Teatro La Carbonera: Balcarce 998

No hay comentarios: